sábado, 26 de noviembre de 2011

Nadie dijo que fuese a ser fácil. *

Y es que me encanta que me mires con esa cara de incrédulo..
Esa que se te pone cuando no quieres mostrar tu sonrisa, aunque tus labios siempre acaben por arquearse, demostrando que la importancia de mi ser sobre ti sigue presente... a pesar de todo.
Porque me bastó con mirarte a los ojos para descubrir que detrás de ellos estaba mi futuro.Y sonreí, casi sin querer, sin darme cuenta,de que seguía siendo tan mía como siempre...pero tan tuya como nunca .
Y me volví a demostrar la utopía de un futuro junto a ti; sigo despierta, pero soñando.Soñando con que todo vuelva ser como antes, que nada de aquello ocurrió en realidad, y que despertar cada mañana junto a ti será lo único que me importe esta noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario