martes, 6 de septiembre de 2011

Entonces estás preparado*

Metas. Todos perseguimos algo.
Nadie puede decirte lo que no puedes llegar a ser, lo que no podrás conseguir nunca, que tus esfuerzos son en vano.
No porque algo nos cueste esfuerzo debemos abandonarlo. Es más, cuánto más nos cuesta conseguirlo mayor es la satisfacción de llegar al final de camino.
Porque todos los obstáculos son necesarios, pero lo único que realmente importa para superarlos es que tú estés dispuesto a luchar por conseguir lo que es justo.
El tiempo no importa, si tu afán es grande lo conseguirás en el mínimo posible para ti, porque sí es cierto que no todos tenemos las mismas facilidades, pero sí las mismas posibilidades.
Y luchar es lo único que nos queda.
Lucha, lucha y sobre todo ten claro que quieres luchar.
Es el momento en el que sientes que darías lo que fuera por conseguirlo, Entonces estás preparado.
Querer, es poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario